equipacion seleccion española niño el corte ingles

Silvia miraba al Capitolio desde el balcón, Helen se le abrazaba, mientras le decía: “Ita, Ita”. Yuleydis lo cubrió con su ropa, corrió con él para el lobby del tribunal y regresó a buscar más niños hasta que, entre todos, lograron trasladarlos hacia diferentes puntos: el parque del Cristo, el Parque Central y el Capitolio. Los vecinos de la calle intentaron ayudar y esperaron en los bajos del edificio para subir a casa. Casi una hora más tarde se iría la corriente y una explosión estremecería las oficinas de las “facilidades temporales” en la calle Zulueta. ”. Una nube de polvo y humo cubría toda la calle y la gente abandonaba la zona, espantada, intentando ponerse a salvo; otros se acercaron al Saratoga, intentando encontrar personas con vida, heridos quizás, supervigo pero vivos. La nube de polvo llegaba hasta allí. Yuleydis corrió desde el tribunal -a donde había llegado 30 minutos antes de la explosión- hasta la escuela.

Era la esperanza. La jueza Yuleydis Maceo Ballá, presidenta del tribunal municipal de La Lisa, llegó a la escuela Concepción Arenal y ayudó a evacuar a los pequeños. Desde el segundo piso de la escuela primaria Concepción Arenal, afectada parcialmente por la explosión del hotel Saratoga. Se fue completo la parte lateral del Saratoga. Fue lo primero que pensaron muchos trabajadores del Tribunal Provincial Popular de La Habana, en Prado y Teniente Rey. Trabajadores del proyecto Payret. El hotel estaba cerrado y solo se encontraban dentro trabajadores de servicios”. Corre para arriba que el hotel Saratoga se cayó. Los obreros del proyecto Payret llegaron de inmediato al hotel Saratoga. Ya se coordinó con el Centro de Dirección del SIUM y avanzan varios medios del SIUM al lugar. La técnica del SIUM avanza hacia el lugar. Toda la gente salió corriendo, Prado abajo”, cuenta el presidente del tribunal, Yojanier Sierra Infante.

La cuenta oficial de la Presidencia de Cuba asegura que “las investigaciones continúan y todo indica que la explosión fue ocasionada por un accidente”. Había también médicos. Vi al menos a dos personas con batas blancas, muy abajo de la galería del Saratoga sacando a las primeras personas que pudimos”, cuenta Ricardo. Ricardo Reyes Díaz, el coordinador general del proyecto, es uno de ellos. Los muchachos de primer grado, que dan clases al lado del hotel, gracias a Dios están vivos. Te decían que estaban en un lado, ibas, y luego los habían corrido para otro lado. Hombres con chalecos y cascos blancos y naranjas llegan de inmediato al Saratoga a apoyar en lo que hiciera falta. Un matrimonio viajó de Cojímar al Saratoga con un termo de café para los rescatistas. En el Saratoga y en el edificio contiguo quedaron intactos espejos, cuadros, unas tazas de café sobre una mesa, las sábanas y algunas camas tendidas, una foto de 15 y un sombrero, como si no hubiese sucedido nada, como si desde las 10:51 de la mañana del viernes 6 de mayo no se hubiese estremecido toda Cuba y la gente sintiera, desde entonces, que el dolor por el siniestro del Saratoga tiene al país en luto.

Los papeles sobre el buró, la taza de café sin tomar. Obreros del proyecto Payret apoyan en las labores de rescate y salvamento. Afectaciones en las puertas y ventanas del teatro Martí. Pero cuando logramos subir para Monte y ver lo sucedido vimos que estaba el Saratoga completamente destruido y los cristales de la escuela y sin puertas y nos mandamos a correr para ver a los muchachos. Minutos antes, Reinier Navarro colocaba unas cabillas en el tercer nivel, en el área del antiguo cine Payret frente al Capitolio, a una cuadra del Saratoga. A las 10:52 con 23 segundos los dos carros de primeros avisos del Comando 1 de Bomberos estaban llegando, casi a la misma vez, al Saratoga. Cuando llegué los dos estaban juntos porque el mayor bajó para el aula del más pequeño y se quedó con la maestra. El mayor no está tan afectado, pero el más pequeño sí. Luego recordaría aquellos años de trabajo como técnico en rescate y salvamento. Urgentemente la técnica de rescate. Había sangre”, dice este informático de 35 años de edad. Geosvanys se encarga de organizar el respaldo: “Mueve este equipo para acá, organiza las brigadas.

Cuando le gustó este artículo informativo y le gustaría recibir detalles sobre supervigo.com por favor visite nuestro sitio web.